Área Secreta

El Juego de los Cubiletes (Alfonso V)

Introducción

El juego de los cubiletes es un clásico de la magia. Se han encontrado imágenes incluso en un antiguo papiro egipcio. Es sin lugar a dudas uno de los juegos más fuertes que se puede hacer de magia de cerca o de salón. El efecto en el público es indescriptible, hasta que no lo hagáis no podréis imaginaroslo. Os animamos pues a estudiar una rutina de cubiletes.

Para iniciaros os recomendamos la rutina de cubiletes de Alfonso V. Fácil, directa y pensada para que el público no esté pendiente de los movimientos tramposos, algo necesario cuando aprendemos algo por primera vez. Las técnicas son sencillas y antiángulos. El juego se puede hacer perfectamente de pie y rodeado. Una vez aprendas esta rutina podrás, si quieres, adentrarte en otra más complicada o inventarte la tuya propia.

material juego de los cubiletes

Material

  • 3 cubiletes
  • 4 pelotitas
  • 3 frutas
  • 1 bote de ketchup gag

Preparación inicial

Una pelotita dentro de cada cubilete. Los 3 cubiletes apilados en torre con la apertura hacia arriba. La pelota extra en el bolsillo derecho.
Bote de ketchup en bolsillo izquierdo.
2 frutas en el bolsillo derecho, y una fruta en el izquierdo.

Técnicas

  • Voltear cubiletes cargados enseñándolos vacíos
  • Empalme de dedos
  • Cargar cubilete al inclinarlo
  • Falso deposito con retención de visión
  • False retention vanish (desaparición por enfile)
  • Descarga en bolsillo al buscar
  • Cargar fruta con mano derecha
  • Cargar fruta con mano izquierda

Efecto

  1. El espectador debe encontrar donde escondemos una pelotita entre 3 cubiletes. Está donde el público no se lo espera.  Luego aparece una pelotita bajo cada cubilete.
  2. Una a una las pelotas desaparecen en la mano.
  3. Las pelotas aparecen bajo los cubiletes.
  4. Debajo de cada cubilete aparece una fruta.

Ejecución

Dividiremos la acción en 5 pasos. Los pasos son como capítulos de un libro, tienen unidad, cada uno con su principio y su final. Veamos las distintas fases:

Paso 0. Mostrar cubiletes vacíos

Este paso podemos decir que realmente es una prefase. No ocurre nada de magia, sólo estamos preparando la rutina. Ejecuta los movimientos mientras indicas que vas a hacer el truco del trile de dónde está pelotita.

Coge con la mano izquierda los cubiletes apilados (con las bolas en su interior, una en cada cubilete.

Enseñar cubiletes vacíos 1     Enseñar cubiletes vacíos 2

Echa la pelota sobre la mano derecha inclinando los cubiletes.
Pon la pelota sobre la mesa o dásela a un espectador, que estará a la derecha, para que la examine.
Ahora colocaremos los 3 cubiletes boca abajo sobre la mesa, sin que el público descubra las bolas escondidas. Lo haremos por la técnica que hemos llamado «Voltear cubiletes cargados».

Enseñar cubiletes vacíos 3     Enseñar cubiletes vacíos 4

Colocaremos los cubiletes boca abajo alienados sobre la mesa. Primero el cubilete inferior a la derecha (con pelota escondida), luego el siguiente inferior a la izquierda (también con pelota escondida), y por último el vacío al centro. De tal forma que habrá una bola escondida en cada uno de los cubiletes de los extremos.

Enseñar cubiletes vacíos 5     Enseñar cubiletes vacíos 6

Paso 1. Trile y Aparición de pelotitas

Colocaremos la bolita (la única que existe para los espectadores encima del cubilete central, que es el único que no tiene pelota debajo.

Preguntamos al espectador dónde está la pelota. En medio dirá porque se ve. Es una pequeña broma.

Enseñar cubiletes vacíos 7     Enseñar cubiletes vacíos 8

Más difícil, escondemos la pelota debajo del cubilete central, sin mover ninguno. Volvemos a preguntar dónde está la pelotita. En el central volverá a decir, ya que no lo hemos movido. Nuevo chistecillo. Levantamos el cubilete central para mostrar la pelota confirmando su acierto.

Más difícil, vamos a mover los cubiletes. Tapamos el cubilete central, y movemos sólo los cubiletes de los extremos, dos o tres veces. Dónde está la pelota. En el centro, porque no le hemos movido. Nuevo chiste.

Estas bromas tienen como fin añadir diversión y show y además ayudarán como paréntesis de olvido de la enseñada primera. Los espectadores estarán más convencidos de que sólo existe una única pelota.

Está bien, moveremos también el cubilete central. Intercambia el cubilete central con el de la izquierda. La pelota estará ahora a la izquierda. Sigue intercambiando los cubiletes de la derecha y central varias veces. Es gracioso porque el público ya sabe que está al otro lado y no lo tocamos. El espectador intentará señalar al cubilete de la izquierda, pero le interrumpimos con nuevas mezclas, hazlo varias veces. Finalmente apostará por el de la izquierda.

Dile que ponga el dedo encima para que no hagas trampas. Te das cuenta de que al hacerlo pone toda la mano sobre el tapete impidiendo la visión de algunos espectadores. Le comentas que será mejor que pase a tu izquierda. Mientras lo hace gira el tapete 180º. Así el cubilete con la presunta única pelota pasará a estar a la derecha.

Enseñar cubiletes vacíos 9     Enseñar cubiletes vacíos 10

Si lo has hecho bien conseguirás que el espectador ponga en dedo sobre el cubilete de la izquierda, con la consiguiente risa del público. Pregúntale si quieres cambiar. Parte del público, sobre todo los niños, intentará ayudar al espectador. Si cambia, levanta el cubilete de la izquierda para enseñar la pelota con la consiguiente sorpresa. Parecerá magia.

Si no cambia, levanta también el cubilete de la izquierda, se verá la pelota y demostrarás que el único que tenía razón era el voluntario. Todo el mundo se sorprenderá menos el ayudante.

Si por lo que fuera el ayudante se hubiera dado cuenta de que giraste el tapete, no importa, las risas te las ganas igual. En ese caso, pondrá el dedo sobre el cubilete de la derecha. Entonces tú levantarás el de la izquierda demostrando que se equivoca.

Enseñar cubiletes vacíos 11     Enseñar cubiletes vacíos 12

Sea cual sea el caso, haz una pausa. Y di: «Con lo fácil que era, porque aquí hay otra pelota y aquí otra». Has hecho aparecer las pelotas mágicamente con un mínimo esfuerzo. Déjalas sobre los cubiletes boca abajo.

Paso 2. Desaparición de pelotas

Ahora empezaremos con la rutina de cubiletes en si. Para ello debemos apropiarnos de la pelota extra del bolsillo derecho. Introducimos ambas manos en los bolsillos como buscando. La mano derecha empalma la pelota. La mano izquierda coge el bote de ketchup y sale un segundo antes que la derecha.

carga pelota 1     carga pelota 2

Preguntamos al incauto ayudante si le gusta el ketchup. Sea lo que sea lo que diga aprieta con ambas manos el ketchup para que salga el globito rojo y le asuste pensando que es ketchup y se va a manchar. Todo esto lo has hecho con la pelota empalmada en la mano derecha.
Deja el ketchup a parte. Has cargado una pelotita de forma insospechada y hemos ayudado de paso a acrecentar el show.

Gag del ketchup 1     Gag del ketchup 2

Recordamos la situación. Tres cubiletes boca abajo, cada uno con su pelotita encima. Una pelota extra en el empalme de los dedos de la mano derecha.

Subpaso 2.1. Desaparición de pelota derecha.

Con la mano derecha inclina el cubilete para que la pelota de encima caiga en la mano derecha, a la vez que cargamos la pelota empalmada en los dedos derechos. Lleva la mano horizontal a la mesa, los dedos bien juntos, el meñique cerrado, el índice escalonado hacia bajo y el pulgar como barrera.

Carga cubilete pelotita 1     Carga cubilete pelotita 2

Volviendo a dejar el cubilete en su sitio. Es lo que hemos llamado «volcada con carga», que explicaremos con más detalle en el apartado de técnicas.

Carga cubilete pelotita 3     Carga cubilete pelotita 4

Vuelve a pasar la pelota de la mano izquierda a la mano derecha, que la muestra claramente.

retention vanish 1     retention vanish 2
Haremos un falso depósito con retención de visión, dejando la pelota en el empalme de los dedos derechos.

retention vanish 3     retention vanish 4

Gesto de desaparición con la mano izquierda. La pelota se ha desvanecido entre los dedos. Debemos hacer la pausa postefecto, dos o tres segundos. No más porque la gente empezaría a mirar a la mano equivocada.

retention vanish 5     retention vanish 6

Subpaso 2.2. Desaparición de pelota central.

Repetimos lo mismo con el cubilete central. Para el público habrá desaparecido la pelota que estaba sobre dicho cubilete.

Subpaso 2.3. Desaparición de pelota izquierda.

Repite los pasos anteriores con el cubilete de la izquierda, pero pon realmente la pelota en la mano izquierda. O sea haz un falso retention vanish. Tres veces la misma técnica es demasiado, los espectadores se escamarían.

Mira a los espectadores con expresión de que no puedes creer que duden de ti, y di «¿Qué pasa? ¿que creéis que ya no está?»

Abre la mano izquierda para dejar ver al público la pelota, déjala sobre el dedo meñique cerrando la mano izquierda en puño flojo, como para el Han Pin Chin.

falso retention vanish 1     falso retention vanish 2

Relájate mientras ríes, juntando ligeramente las manos, como si fuera un enfile, aprovecha para coger la pelota en la mano derecha.

Y separa la mano izquierda inmediatamente que permanecerá cerrada. La mano derecha señalará con el índice extendido, justificando así que esté semicerrada.

falso retention vanish 3     falso retention vanish 4

Gesto mágico con la mano izquierda y la pelota ahora sí habrá desaparecido.

Paso 2.4. Descarga de pelotita (este paso no existe para los espectadores)

Ahora deberemos descargar la pelota extra. Lo haremos de la manera más fácil, por presentación, consiguiendo además otra carga. Los magos siempre, siempre buscamos economía de movimientos.

Una vez desaparecida la última pelota haz una relajación post-efecto, como siempre, de dos o tres segundos.

Antes de que empiecen a sospechar que tienes la pelota en la mano derecha, di: «Pero no ha desaparecido». Gesto de negación con ambas manos.

descarga en bolsillo 1     descarga en bolsillo 2

«Sino que está aquí». Señala a los bolsillos. Mete las manos en los bolsillos y aprovecha para descargar. Sorpréndete de que no esté.

descarga en bolsillo 3     descarga en bolsillo 4

Saca las manos vacías y pálpate el cuerpo, como buscando. Inmediatamente seguiremos con el siguiente paso.

Paso 3. Aparición de pelotitas bajo cubiletes + cargas

A continuación haremos aparecer cada pelotita bajo su correspondiente cubilete, aprovechando de paso para hacer las cargas de las frutas.

Paso 3.1. Aparición de pelota derecha.

Vuelve a meter las manos en los bolsillos para volver a buscar. Empalma dentro de ellos una fruta en la mano derecha sin sacar las manos del bolsillo.

Sonríe como dándote cuenta de que ya sabes donde está la pelota que buscabas. Mira al cubilete.

aparición pelota 1     aparición pelota 2

La mano izquierda sale vacía del bolsillo y se dirige hacia el cubilete de la derecha. La mano derecha permanece en el bolsillo derecho con su carga, a punto de salir.

La mano izquierda levanta el cubilete derecho, mostrando la pelota que contenía. Toda la atención, incluida la tuya, está ahí.

carga fruta 1     carga fruta 2

Relajación, con lo que llevamos la mano izquierda con el cubilete cerca de la derecha que lo coge añadiendo la carga bajo él.

La mano izquierda liberada coge la pelota y la enseña, volviendo a centrar toda la atención sobre ella.

carga fruta 3     carga fruta 4

Mientras la mano derecha a vuelto a dejar su cubilete en su sitio, con la fruta cargada.

Paso 3.2. Aparición de pelota del centro.

La misma secuencia la haremos ahora con el cubilete central. Pasa inmediatamente la pelota de la mano izquierda a la mano derecha que la deja allí, empalmando una nueva fruta, permaneciendo todavía en el bolsillo, apunto de salir.

La mano izquierda levanta el cubilete central y repetimos los movimientos anteriores. Nueva aparición de pelota que coge la mano izquierda.

Paso 3.3. Aparición de pelota izquierda.

Ahora variamos la carga de la fruta, vendrá desde el bolsillo izquierdo. No queremos tener las tres frutas en el bolsillo derecho porque abultaría mucho. Y como hemos repetido antes no nos gusta hacer 3 veces la misma técnica.

La mano izquierda deja la pelota en el bolsillo izquierdo pasando a empalmar la última fruta. La mano izquierda permanecerá dentro del bolsillo, a punto de salir.

carga izquierda fruta 1     carga izquierda fruta 2

La mano derecha levanta el cubilete izquierdo mostrando la última pelota que atraerá todas las miradas. Podemos acrecentar esta misdirection haciendo que la pelotita se desplace un poquito hacia adelante al levantar el cubilete. Los ojos siempre siguen al movimiento.

carga izquierda fruta 3     carga izquierda fruta 4

En relajación lleva la mano derecha cerca de la izquierda que sale del bolsillo cargando el cubilete, que seguirá sostenido por la mano derecha, sujetando la fruta gracias a una ligera contracción del anular y/o meñique.

La mano izquierda, en tránsito y sin pausa alguna, se dirige hacia la pelota, lo coge y la muestra.

carga izquierda fruta 5     carga izquierda fruta 6

Mientras la mano derecha ha dejado el cubilete con la fruta en su sitio. Como siempre toda la atención ha estado centrada en la pelota de la mano izquierda.

Paso 4. Aparición de frutas.

Guarda la pelota última en el bolsillo derecho, con sus compañeras. Pregunta a los espectadores que si saben qué hay bajo los cubiletes. Dirán que las pelotas, creyendo anticipar tu siguiente paso mágico. Los espectadores siempre querrán adivinar qué es lo siguiente que harás, y nosotros debemos aprovecharnos de ello para sorprenderles aún más.

Levanta uno de los cubiletes, con la gran sorpresa de la aparición de una fruta. Pequeña pausa. Levanta los otros cubiletes, mostrando sus frutas y dejándolas sobre ellos. De esta manera tenemos un primer gran efecto, la aparición de la primera fruta, y otro superefecto, la aparición de tres frutas. El efecto se multiplica y el público así disfrutará doblemente.

aparición de frutas 1     aparición de frutas 2

Verás como la reacción del público es insuperable. Disfruta de tu bien merecida ovación.

Notas

  • La presentación del juego versará sobre el trile. Como todo el mundo sabe el trile se juega con tres vasos y una única pelota. Por tanto el público se sorprenderá enormemente cuando aparezcan las 3 pelotitas por primera vez. Las enseñadas serán así mucho más sencillas y convincentes.
  • Con esta rutina aprendemos la base para hacer buena magia con cubiletes. Carga de pelota bajo cubilete, desapariciones y carga final de fruta con ambas manos. Todos son pases naturales, nada de movimientos floriturescos o raros.
  • La rutina va al grano, aparición de pelotas bajo cubiletes, desaparición de pelotas en las manos, aparición de pelotas en cubiletes y aparición final de frutas. Evitamos los pases mareantes en los que el público se vuelve loco intentando seguir la trampa, recordando donde está la pelota, y donde cree que puede estar. Recordemos que es inevitable que intenten descubrir el secreto.
  • Evitamos los pasos en las que las pelotas cambian de cubiletes o se reúnen en uno sólo; según nuestro criterio no es que sean malas opciones, sino que son liosas y menos fuertes que apariciones y desapariciones. También se pueden hacer penetraciones; si estáis interesados, manos a la obra, seguro que encontráis el lugar de la rutina donde incluirlas.
  • Si quieres alargar un poco la presentación, podrías hacer la rutina clásica, del magia borrás, con los cubiletes en torre y la pelota extra, que van atravesando uno a uno y reuniéndose en el fondo. Es el juego sin técnica que se basa únicamente en alternar el orden de los cubiletes de la torre.
  • La presentación del principio, llena de gag y diversión, en la que desafiamos al público a encontrar la pelota a la vez que reforzamos el supuesto estado vacío de los cubiletes, es la esencia de la buena magia comercial. Los chistes y las bromas crean show, diversión, que es lo que el público quiere ver y por lo que paga. Y además nos ayudan a acrecentar la magia. Intenta siempre hacer crecer el show sin desperecer la magia, y si es posible haciéndola más impresionante, tus espectadores te lo agradecerán.
  • El mayor fallo de la mayoría de las rutinas de cubiletes de los magos es la complejidad. Se empeñan en meter pases, técnicas y fases, haciendo el juego pesado para el público. Parece que lo único que quieren es satisfacer su ego, demostrándose a si mismos, porque el público hace tiempo que dejo de estar atento, lo buenos y guapos que son. Por eso esta rutina es tan corta técnicamente. Vamos directos al final, las apariciones de frutas, que es lo que «mata» a los espectadores. En realidad nuestra rutina durará igual o más que las otras largas. Lo que ocurre es que nosotros hemos rellenado con presentación, chistes y cosas interesantes, y ellos, en cambio, sólo a base de pases y más pases. El final es tan, tan fuerte, que el público les perdona el procedimiento, aunque la magia desmerece debido a la pérdida de atención de los espectadores.

Técnicas en detalle

Hac click aquí par ver las técnicas más detenidamente.

Una vez domines las técnicas y la esencia de esta rutina estarás preparado para abordar el juego de los tomates, la rutina de Alfonso V de cubiletes con tomates cherrys.

Los comentarios están cerrados.